Cibervórtice

Just another WordPress.com site

Archive for enero 2012

La música previene el envejecimiento

leave a comment »

Se ha hablado mucho sobre los beneficios de aprender a tocar un instrumento desde la infancia. Hay muchos estudios que relacionan claramente las capacidades matemáticas con las musicales que, curiosamente, para el cerebro son tratadas como lenguajes  y procesadas en los mismos centros que el lenguaje.


A estas alturas se han escrito ríos de tinta sobre la conexión entre lenguaje, matemáticas y música y simplemente escribir esas tres palabras juntas en google junto a cerebro puede llevarnos a blogs con explicaciones tan interesantes como esta.
El cerebro abstracto: ¿obedecen matemáticas, lenguaje y música las mismas reglas sintácticas?

 

 

 

 

 

Algo que, hasta ahora nadie había estudiado, es la relación que tiene haber sido educado, desde la infancia, en el dominio de algún instrumento musical con el envejecimiento del cerebro. Por lo que Alexandra Parbery-Clark, neurobióloga  de la Universidad de Evanston de Chicago, ha descubierto que el entrenamiento musical desde edades tempranas protege contra la típica lentitud de respuestas de la vejez, hace que la mente sea más ágil de manera que el cerebro de un músico maduro puede funcionar con los reflejos de cualquier joven.


Musical experience offsets age-related delays in neural timing

Anuncios

Written by Cibervórtice

enero 31, 2012 at 9:10 pm

Publicado en Uncategorized

La presentación científica más depravada de la historia.

leave a comment »

La experiencia que tuvieron un nutrido grupo de urólogos, en 1983, cuando atendían a la presentación del trabajo de uno de sus colegas de mayor prestigio es algo, que ha pasado a los anales de la historia como el paradigma de cómo NUNCA se debe hacer una presentación.
El profesor Giles S. Bridley, asistió a la conferencia, como ponente con unas diapositivas que servían para demostrar la validez de su método para estimular la erección del pene.


Como era imposible encontrar un modelo animal con disfunciones eréctiles, pues, el caso del pene humano es uno de los más raros entre los mamíferos. Casi todos los machos tienen un pequeño cartílago que empujan hacia fuera para copular, los hombres, en cambio, tenemos un sistema hidráulico. Es decir, el pene se llena de sangre y la presión es la que le confiere dureza.

Pues bien, el profesor Bridley tampoco encontró voluntarios para su método que consistía en inyectar una sustancia con una jeringuilla. Por eso las fotos que llevaba eran las suyas propias.
Cómo el hombre tenía ya una edad avanzada servía perfectamente de ejemplo. El hecho es que, si no fuera poco el tener que observar fotos del pene del ponente (qué bien queda la palabra aquí, ¿verdad?), inyectándose la sustancia y en diferentes grados de erección, lo realmente escandaloso vino cuando se acabaron las diapositivas y el “entrañable” viejecito se bajó los pantalones. Al hacerlo explicó que, en el hotel, antes de salir para la conferencia, se había inyectado la sustancia y, ante los atónitos espectadores bajó a pasearse entre el público, mostrando su miembro a unos y otras. No tardó mucho en salirse todo de madre cuando un grupo de asistentas se pusieron a gritar cuando se les acercó.


Vale la pena leer el artículo original. Está contado por uno de los asistentes a la conferencia y comienza describiendo lo nervioso que se le veía al profesor en el ascensor, mientras revisaba sus diapositivas.

How (not) to communicate new scientific information: a memoir of the famous brindley lecture

Written by Cibervórtice

enero 26, 2012 at 5:39 pm

El secreto de la seducción según los bonobos (seguro que a alguno le resulta muy familiar)

leave a comment »

Los bonobos y los chimpancés son muy parecidos, para alguien ajeno a su estudio, les resultaría indistinguibles. Los bonobos son más pequeños aunque la diferencia básicas entre ellos estriban en su comportamiento. Esto es importante para nosotros porque son los primates con los que más tenemos en común. Procedemos de una especie de simios de la que surgieron los chimpancés, los bonobos y el Australopitecus del que desciende nuestra especie.

La evolución hacia el ser humano suponía, en pricnipio, retrasar la llegada de la edad adulta y pasar más tiempo aprendiendo. La foto del bebé chimpancé parece la de un niño de cuatro o cinco años.

 

 

 

 

 

 

Antes de entrar en detalles sobre los bonobos comentaré algo que tendrá mucho que ver con lo que voy a decir. Konrad Lorenz, el gran estudioso del comportamiento animal escribió en su libro “Cuando el hombre encontró al perro” que todas las razas de perros procedían de una mezcla de chacal, un animal juguetón que vive en grupo pero sin jerarquías, y lobo, más independiente, pero muy leal y sumiso, únicamente, a su amo. Según Konrad es posible intuir de qué tiene más un perro, si de chacal o de lobo, por su carácter.

Volviendo a los bonobos y los chimpancés, los dos grupos con los que los humanos estamos emparentados, cabría suponer que tenemos características similares a ellos, pero estos dos grupos son muy, muy diferentes.
Los chimpancés son animales jerárquicos, donde los machos escalan niveles subyugando y derrocando a otros machos y hembras. Los chimpancés machos tienen una cantidad brutal de testosterona en sangre. Las hembras ceden al macho que domina o al que con más insistencia le hace la vida imposible o, incluso la golpea.

Entre los chimpancés el sexo siempre es una muestra de poder. Incluso los machos sodomizan a otros de su sexo pero el “martillo” siempre es el que domina socialmente y el “yunque” no necesariamente desea esa relación.
Los bonobos por otro lado tienen una sociedad abierta y jovial en la que todos practican el sexo con todos de todas las formas posibles y en combianciones que escandalizarían a un director de cine porno. Los machos dominantes, aunque tienen que luchar con otros machos para escalar niveles, y han de cuidar mucho sus espaldas cuando llegan a dominar el grupo entero, tienen unos niveles de testosterona bastante bajos.
Pero quizás sea más sorprendente el hecho de que un macho bonobo, no puede contar sólo con su fuerza y la violencia para imponerse a otros machos. Ha de ser además apoyado por las hembras, y para hacerlo, los bonobos se muestran muy afectuosos con las ellas con quienes mantienen, muchas veces, sinceros lazos de amistad.

 

 

 

 

 

 

El bonobo dominante lo es porque usa su violencia de una forma calculada, y no porque la testosterona le vuelve loco, sólo la usa contra los machos y sólo para subir y mantenerse en el poder y, al mismo tiempo se comporta con las hembras como  “un caballero”.
Y, aquí es dónde lo que decía Konrad L. sobre los perros me hace pensar en si no pasará algo parecido con los humanos . Desde que conozco esta historia no he dejado de pensar que hay unas personas que tienen más  en común con los chimpancés y otras más con los bonobos.

Bonobos‘ Unusual Success Story: Dominant Males Invest In Friendly Relationships With Females

Written by Cibervórtice

enero 25, 2012 at 11:24 pm

Publicado en Comportamiento

Un inocente experimento con niños que resulto no ser nada inocente

leave a comment »

Si hay una controversia científica que, de verdad despierta pasiones es la de qué es más decisivo en el carácter y el comportamiento de una persona, si la educación que recibimos o nuestro bagaje genético.

En los años 60 se hizo un pequeño experimento con niños que no tenía más pretensiones que la de comprobar a qué edad comienzan a controlar sus impulsos, el experimento se realizó con algo tan inofensivo como un malvavisco en un plato.

Lo increible del experimento, donde la cosa perdió toda su inocencia, fue el seguimiento que el investigador hizo de los niños. Durante años pudo ver como evolucionaba la vida de esos niños y como, el comportamiento que mostraron  a los cuatro años tenía una relación incuestionable con el tipo de vida, la clase de problemas que tendrían  en el instituto y sus posibilidades de terminar una carrera, de tener un buen trabajo, etc.

Una cosa queda clara para mí, si hay una cosa que vale la pena enseñar a un niño antes de los 4 años es a controlar sus impulsos, a postponer la consecución de lo que da placer para conseguir algo mejor después, porque de eso dependerá, mucho más de lo que desearíamos, su futuro.


La descripción del experimento la podéis encontrar en este blog.

RECURSOS DE AUTOAYUDA

A finales de los años sesenta, Carolyn Weisz, una niña de cuatro años de edad fue invitada a una sala de juegos, en el campus de la Universidad de Stanford. La habitación sólo tenía una mesa y una silla. Carolyn se sentó en la silla y le pusieron delante tres bandejas: una con una galleta, otra con un bombón y otra con un malvavisco. Carolyn eligió la bandeja del malvavisco.

Un investigador le hizo una oferta a Carolyn: ella no podía comerse el malvavisco mientras él estuviera ausente. Si cuando regresara seguía el malvavisco en la bandeja, él le daría otro de premio y se podría comer los dos. Si ella hacía sonar una campanilla que estaba sobre la mesa él regresaría corriendo y así ella se podría comer el malvavisco pero perdería el segundo. Luego, salió de la habitación.

Ver el post

 

Finalmente, si a alguien le interesa saber más sobre el tema, puede leer el artículo que el Profesor Walter Mischel y  colaboradores, escribieron 40 años después de su famoso experimento.

Behavioral and neural correlates of delay of gratification 40 years later

 

Written by Cibervórtice

enero 18, 2012 at 7:14 pm

Publicado en Cerebro y mente

El sueño de curar las parálisis por lesión medular, cada vez más cerca.

leave a comment »

Desde que se comenzó a investigar las aplicaciones que podían tener las células madre en medicina, allá por los años 60,  parecía evidente que iban a ser el fundamento de casi cualquier tratamiento médico. En los años 90 ya se sabía lo suficiente como para manipularlas, cultivarlas y, un poco, hasta multiplicarlas. Ahora se puede, no sólo eso, sino mantenerlas indiferenciadas mientras se reproducen, aunque sólo hasta cierto punto e, incluso fabricarlas con métodos de manipulación genética a partir de células diferenciadas (de la piel, nerviosas, del tejido adiposo, etc), las llamadas célula madre pluripotentes inducidas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace ya tiempo que se investiga la posibilidad de usar estas células madre en personas que han perdido la movilidad por un accidente o enfermedad en el que, como consecuencia, la médula espinal les ha sido dañada.
Los primeros experimentos con ratones fueron muy prometedores, inyectarles las células madre les devolvía, parcialmente la movilidad pero una gran diferencia con las personas es que a aquellos ratones se les había cortado la médula e, inmediatamente inyectado las células madre.
En las personas que han quedado para o tetrapléjicos por daño de la médula espinal el tiempo juega en su contra. Desde el momento del accidente el cuerpo reacciona intentando curar la herida, enviando células de defensa que recojan los restos de células muertas, que destruyan cualquier bacteria que pueda haber entrado por las cercanías, inflamando la zona y cicatrizando la herida.
Un grupo de investigadores italianos ha publicado un prometedor trabajo en el que describen un tratamiento mediante el cual pretenden, revertir el proceso de cicatrización e inflamación mediante una serie de sustancias químicas, embebidas en un hidrogel, que se liberarían lentamente y en cierto orden suponiendo una ayuda inestimable a las terapias con células madre que tan bien funcionan en ratones.


Multiple drug delivery hydrogel system for spinal cord injury repair strategies.

Written by Cibervórtice

enero 17, 2012 at 8:26 pm

Publicado en Biotecnología

¿Qué sentido tiene que siempre se enreden los cables de los auriculares cuando los metemos en el bolsillo?

leave a comment »

La formación de nudos en cables y formas alargadas, finas y flexibles alcanza incluso al reino animal, de hecho es un fenómeno observable incluso en los filamentos del ADN.
Un grupo de físicos de la universidad de California ha desarrollado una serie de experimentos consistentes en meter una cuerda en una caja de plástico y girar la caja a una velocidad constante determinada. Antes de comenzar, para hacer que el azar creara condiciones diferentes en cada prueba se sostuvo la cuerda verticalmente sobre la caja, sosteniéndola por un extremo y se soltó para que cayera cada vez de una forma diferente. Se hacía entonces una foto del cordel y se cerraba la caja

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al abrir la caja se observaba si había nudo(s) y si era así se le hacía una foto. Tras reunir cientos de fotos se estudiaron sus diferencias y se pudo hacer un modelo matemático del tipo de movimientos que crean dobles, triples, múltiples nudos, etc.
La condición fundamental para que se formen nudos en un cordel o cable es, en todos los casos, y sin género de dudas, es que haya uno o dos extremos libres.

Spontaneous knotting of an agitated string

Written by Cibervórtice

enero 12, 2012 at 11:01 pm

Publicado en Uncategorized

Koro: el extraño síndorme del pene menguante y otros desvarios

leave a comment »

Hace ya un tiempo que se anunció la revisión del Manual de Diagnóstico y estadístico de trastornos  Mentales (DSM IV) controvertida obra de referencia para psiquiatras y psicólogos. Comenzó la ardua labor de publicar el DSM V.

El manual, gracias al proceso de globalización que tan positivamente afecta al avance de la ciencia, ha comenzado a incluir trastornos que sólo se conocen en ciertas culturas como es el Koro, una obsesión con que el tamaño del pene se va reduciendo que ha llegado a ser epidemca en el sureste de Asia.  Y con esto se añade más controversia a la futura edición del manual.

¿Cómo puede ser un transtorno que sólo afecta a aquellos que proceden de un entorno cultural concreto se incluido en el manual?, pero claro, lo mismo podrían decir muchos pueblos de culturas diferentes a la nuestra y menor poder adquisitivo sobre la anorexia o la obsesión por las compras.

Making Up Koro: Multiplicity, Psychiatry, Culture, and Penis-Shrinking Anxieties

Written by Cibervórtice

enero 8, 2012 at 5:48 pm